¿Estamos preparados para la VR?


oculus-rift-vr-headset-1200x698.jpg

El otro día, vi en Facebook un video de esos que te dejan pensando. En concreto aparecía una chica que estaba jugando a un videojuego llevando puestas unas gafas de realidad virtual (entiendo que serían unas Oculus Rift) y moviéndose sobre una plataforma en la que, andando, hacía que se su personaje se moviese en el juego, vamos, máxima inmersión.

La cuestión es que el juego era un juego de terror en primera persona (creo que era Affected, una especie de Outlast pero no estoy seguro) y lo que sucedía era que la chica no era capaz de mantener las gafas puestas ni tres minutos seguidos, además de casi caer de bruces en más de una ocasión (lo que no sucedía porque estaba sujetada por unos arneses). Pero es que a eso añadimos que la expresión corporal de la jugadora mostraba que realmente estaba pasando autentico miedo, casi rozando el terror.

Da que pensar… Parece que la industria del videojuego persigue conseguir recrear experiencias de la forma lo más realistas posible, ¿realmente nuestra mente está preparado ello?.

En el campo de la robótica y la cibernética hay una teoría llamada “Teoría del Valle inquietante“, postulada en 1970 por el pionero de la robótica Masahiro Mori, que sugiere que cuanto más realista y semejante a los humanos parezca un robot, más positivamente reaccionará ante él un humano, pero sólo hasta cierto punto. Cuando el parecido es muy grande, sugiere la teoría, la disposición cambia y se produce un sentido de repulsión o aprensión hacia el androide. ¿Es posible que nuestra mente genere un “Valle Inquietante” ante una experiencia de realidad virstual demasiado realista?

Pero no sólo en el campo de la psicología se presentan dudas, la educación, la moralidad y la ética entran en juego. Si ahora el contenido de un juego para mayores de 18 años cae en manos de un niño, digamos que de entre 8 y 12 años, éste vivirá una experiencia no adecuada para su edad, lo que sucede es que la línea entre lo que es real y lo que no está bien dibujada, vamos que lo que está experimentando con el juego no está pasando realmente, y la mayor prueba de ello es que vive esa experiencia a través de una pantalla que está a varios metros de él y, además, la herramienta de interacción es en realidad un trasto con botones y palancas al que llamamos Pad, Pero ¿que pasaría si pudiese vivir esa experiencia en primera persona, de forma ultrarrealista e interaccionando con su propio cuerpo? ¿Cómo afectaría a la mente del niño? ¿Y si pudiese realizar acciones moralmente reprobables o, vivir situaciones que un niño no debería vivir jamás?

Creo sinceramente que no somos conscientes de que la Realidad Virtual (si llega para quedarse y no se queda en agua de borrajas como los controles por movimiento o las pantallas en 3D) nos va a permitir vivir realidades que no existen realmente pero que sí afecten realmente a nuestra mente ya que nuestros sentidos es posible que sí las interpreten como parte de la realidad. ¿Puede tener un infarto una persona por una situación de miedo extremo? La respuesta es sí y es sólo una muestra de lo que me refiero.

No sé si psicológicamente y socialmente estamos preparados para ello, y como Psicólogo que soy, me preocupa. Lo que sí sé es que la Realidad Virtual va a cambiar muchas cosas… Más de las que pensamos.

@FearlessComb780

Un comentario en “¿Estamos preparados para la VR?

  1. Pingback: Opinión: ¿Qué futuro plantea la Realidad Virtual? | Con F... de Freak!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s