Videojuegos: DmC, Devil may Cry definitive edition



Hace ya unos meses escribí una entrada dedicada a Lost Odyssey llamada”Lost Odyssey y el respeto que se merece”, DmC también encaja perfectamente en esta premisa, pero con una diferencia: A Lost Odyssey lo vapuleó la prensa y fueron los aficionados los que situaron al título de Mistwalker en el lugar que merece; sin embargo, con DmC pasa justo lo contrario, la prensa supo ver las bondades del juegazo que se marcó Ninja Theory en 2013, pero un gran número de aficionados prácticamente lo despreciaron, a mi modo de ver, de forma muy injusta.

DmC: Devil may Cry me encantó cuando lo jugué en XBOX360. En su momento ya me pareció uno de los mejores Hack’n Slash a los que había jugado sólo por detrás de Bayonetta y de Ninja Gaiden Black (en ese momento aún no teníamos Bayonetta 2, ni he jugado a Metal Gear Revengeance). Ahora lo he retomado, después de haber jugado una serie de títulos con fuerte carga argumental (Life is Strange, Valiant Hearts y Beyond: Dos almas), necesitaba un poco de acción desenfrenada, así que me hice con la versión DMC: Definitive Edition y, literalmente, he flipado.

Vamos primero con lo que ya teníamos en el juego original: Creo que es de recibo comenzar con la polémica generada en torno al nuevo Dante, rediseñado por Ninja Theory pensando, según ellos, en un personaje que se adaptase a los gustos del publico objetivo actual del juego. Es verdad que el nuevo Dante es un poco “emo”, más irreverente y canalla que el Dante clásico, y no cabe duda que no tiene el mismo carisma, pero tiene algo que el primero no tendría en este título: encaja en la ambientación. Por desgracia este rediseño del protagonista provocó que muchos ni siquiera quisieran probar el juego, toda una lástima.

La ambientación de DmC a mí me ha parecido excepcional, la visión del limbo como una versión deformada de la realidad, donde los pecados, las pasiones y las pulsiones toman forma física, me parece brutal. El diseño del juego es espectacular y de una belleza macabra que quita el hipo. Tiene mucha personalidad y todo gira en torno a los “nuevos vicios y pecados” de nuestra sociedad actual: bebidas energéticas, redes sociales, vigilancia digital, videojuegos… Todo recuerda muchísimo a Kult, un juego de rol de mesa al que jugué hace años. 

La banda sonora también ha cambiado de estilo acompañando a la nueva ambientación: atrás queda la música guitarrera de los Devil May Cry clásicos, que es substituida por temas de Noisia, (un grupo de música electrónica realmente bueno) y de Combichrist, que tocan una fusión entre metal industrial y dark metal. El conjunto es super sólido y muy interesante, e insisto, el nuevo Dante encaja aquí como un guante, el antiguo… pues no.

En cuanto a lo jugable ya sabéis lo que hay: un Hack’n Slash técnico en el que hay que encadenar combos sin parar para subir nuestro marcador de estilo, aumentando nuestra puntuación y obteniendo además algunas ventajas. Lo más interesante es el hecho de poder cambiar de arma en mitad de un combo, lo que permite que, con entrenamiento, al final acabemos realizando larguísimas cadenas de golpes espectaculares, una auténtica coreografía de muerte y destrucción.

Pero vamos ya con lo nuevo, con las sorpresas que me está dando esta versión mejorada del juego original, porque tiene un montón de nuevas características y añadidos que elevan la calidad del título muchos enteros. Para empezar lo básico: la Definitive Edition se mueve a 60 frames por segundo con una resolución de 1080p, lo que hace que los combates sean aún más frenéticos y emocionantes; todo se vuelve vertiginoso y uno acaba combeando de forma instintiva, casi sin pensar. La nueva velocidad se nota, y mucho… brutal. Pero si os parece poco, existe además un modo Turbo que aumenta la velocidad del juego un 20%.

Tenemos también más niveles de dificultad que llegan a ser tan exagerados y abusivos que rozan lo injusto (sólo me he encontrado algo así en el nivel de dificultad Maestro Ninja de Ninja Gaiden Black), hasta el punto que hay un modo de juego en el que los enemigos no empiezan a recibir daño hasta que consigamos poner el marcador de estilo en Rango S o superior ¿alguien se atreve?. Por cierto, ¿os he dicho que estos añadidos son combinables? enciende el Turbo y pon el juego en modo Must Style en dificultad Hardcore y a ver de qué eres capaz…

Finalmente en esta edición también encontraremos La Caída de Vergil, la campaña en la que nos ponemos en la piel del hermano de Dante, tras los sucesos de la historia principal, con algunos añadidos extra. Ah! y para tí, que aún sigues odiando tanto al nuevo Dante prefieres perderte el juego… pues ya no tienes que hacerlo tienes a tu disposición, desde el principio, varios skins, entre ellos, no uno, si no dos Dantes clásicos (aunque, en mi opinión, rechinan bastante), así que ya no tienes excusa.

En resumen: DmC: Devil May Cry, es un juegazo, uno de los mejores Hack’n Slash que hay en el mercado, con una jugabilidad muy técnica y una ambientación gloriosa. Esta Definitive Edition es de los pocos juegos “Remastered” que valen la pena, pues ofrece un montón de alicientes para rejugarlo una y otra vez, incluso si te has pasado el juego original. Que lo disfrutéis!

FZero

@FearlessComb780

2 comentarios en “Videojuegos: DmC, Devil may Cry definitive edition

  1. Lo cierto es que tienes razón, fue un juego repudiado por ciertos sectores: yo mismo me negué a comprarlo. No porque fuese malo, sino porque no me gustó el tema de cambiar al personaje para llegar a más audiencias: Los juegos se hacen para los fans (al menos los que llevan ya 5 entregas), y diseñarlo a la moda es algo infantil.

    No me imagino a Nintendo cambiando a Mario y poniéndole aspecto de Emo, de Rapero o de lo que sea, justificándose en plan “queremos vender más”, o a Kojima creando un Snake skater. El mensaje fue erróneo, y si lo piensas, el juego podría haber sido el mismo solo que con un Dante más parecido al original.

    Es muy bueno y graficamente me parece asombroso. De jugabilidad también estaba bien servido (con secciones muy simples en ocasiones).

    Yo creo que con los iconos no hay que jugar a cambiarlos: Dante es Dante, y se pueden hacer juegos estupendos sin vender estética. Te doy la razón, temas del personaje a un lado (que al final no era tan horroroso, pero joder, nadie quiere que desfiguren a su héroe) es un juego muy bueno.

    Saludos!!

    Me gusta

  2. Eso que comentas es exactamente lo que le ha pasado a mucha gente, la verdad es que utilizaron el nombre de la franquicia como reclamo y, tiene la pinta, de que les salió el tipo por la culata. La pregunta quizás sea: ¿Habría tenido más éxito el juego si no se hubiese llamado DmC?. Y otra… ¿qué pasará ahora con la saga, volverán a la saga original o se quedarán con la nueva estética?

    Gracias por tu comentario y felicidades por tu blog, me encanta!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s