Portal y Portal 2



Soy idiota! ¿Cómo puedo haber tardado tanto tiempo en jugar a este juego? esto es lo único que me viene a la cabeza cuando pienso que no he jugado a Portal 2 hasta hace unos días, teniendo en cuenta que el juego salió a la venta en 2011. 
 
La verdad es que en cuanto a lo que a videojuegos se refiere este ha sido un gran verano, he aprovechado para jugar varios juegos que tenía en mi lista de cuentas pendientes y todos y cada uno de ellos han supuesto una experiencia increíble: Journey, La Torre de las Sombras, Operation Winback… todos ellos han colmado mis expectativas, pero el Do de pecho se lo ha llevado Portal 2; aún estoy en shock.
 
Empezar Portal 2 es una experiencia que te deja anonadado. Los primeros compases del juego son desconcertantes a la par divertidos y, aunque en ese momento eres incapaz de comprender lo que está sucediendo, en un alarde de capacidad narrativa Portal 2 te pone en situación, te introduce en su mundo, atrapándote irremediablemente… y todo esto mientras marca el tono cínico y divertido a partes iguales que va a tener el juego.
 
Estamos ante una secuela perfecta, es decir, que mantiene todas las virtudes del original, añadiendo mecánicas nuevas, aumentando enormemente la escala y la calidad técnica, y llevando un paso más allá la narrativa de su predecesor. Pero que Portal 2 sea capaz de hacer todo esto sorprende aún más si tenemos en cuenta que el primer Portal es uno de esos pocos juegos que marcan un antes y un después en la historia de los videojuegos (desde que salió a la venta en la Orange Box, ningún juego de puzzles ha vuelto a ser igual).
 
Sin lugar a dudas, lo más difícil de escribir sobre la saga Portal es lo complicado que es no hablar sobre lo mejor del juego: la trama que se desarrolla entre salas, los giros argumentales, lo enrevesado de los personajes y el sublime final, que se merece todos los aplausos y ovaciones que seáis capaces de proferir. Contaros algo de todo esto sería destrozar la experiencia de juego y eso es algo que no pienso hacer, aún a riesgo de que esta reseña se quede corta en este sentido, así que solamente voy a destacar lo increíbles que son GLaDOS y Whetley como personajes. El carisma que desprenden es sencillamente abrumador y son dos de los personajes más humanos que he visto nunca en un videojuego, algo que tiene aún más mérito si tenemos en cuenta que no son humanos, son dos I.A. 
 
La capacidad de estos dos personajes de empalizar con ellos y de generar emociones en el jugador es sorprendente: te harán enfadar, harás que los odies, que los desprecies, pero a la vez les cojeras cariño y probablemente sentirás lástima por ellos en algún momento; hasta el punto que conseguirán que, en alguna ocasión, se te escape una lagrimita.
 
En cuanto al aspecto jugable, Portal se controla como un shooter en primera persona, pero no es, para nada, un shooter. La totalidad de su jugabilidad se basa en la resolución de puzzles que nos permiten avanzar, enfrentándonos a un destino incierto del que no sabemos casi nada. 
 
La mecánica del juego, es la misma en ambas entregas: superar una serie de salas diseñadas por la Inteligencia Artificial que domina Aperture Science, en las que tenemos que afrontar varias pruebas en forma de puzzles para lograr salir con vida. Para ello disponemos del arma/ (o, mejor dicho, herramienta) más ingeniosa jamás vista en un videojuego: la pistola de portales.
 
Nuestra pistola es capaz de abrir dos portales, de forma que entrando por uno, saldremos por el otro. Esto genera todo un mundo de posibilidades para resolver las, cada vez más difíciles, pruebas a las que nos vamos a enfrentar. A esto hay que sumar que todas las leyes de la física se mantienen cuando atravesamos los portales, de forma que entrar en un portal a toda velocidad supone salir por su opuesto a esa misma velocidad; es vital tener en cuenta este uso de la física para resolver los puzzles que plantea el juego. El resultado es que la variedad de situaciones que a las que nos vamos a enfrentar es increíble y las formas de resolverlas sorprendentemente ingeniosas.
 
Además en Portal 2, se incluyen nuevos elementos para complicar aún más los puzzles y obligarnos a exprimir nuestros sesos: los geles. Sin embargo, de nuevo, prefiero no enumerar los efectos de estos geles, porque considero que descubrirlos forman parte de la experiencia que ofrece el juego, y no os la quiero destrozar. Tan solo diré que están perfectamente integrados en la dinámica de Portal, y que suman muchos enteros a la ya de por si interesante propuesta del original.
 
La verdad es que resulta imposible no destacar la increíble originalidad del planteamiento, construido sobre una jugabilidad tan sencilla (toda la magia de Portal reside en las enormes posibilidades de la pistola de portales). Nunca antes una idea tan simple como la de los portales había ofrecido unas mecánicas tan originales, sugerentes y bien planteadas.
 
Para terminar sólo puedo decir que Portal es un juego increíble, pero Portal 2 es sencillamente el juego perfecto. Un juego de esos que cambian tu forma de ver los videojuegos, y que sube el listón de “lo que yo pido a un videojuego”. Se ha convertido ipso-facto uno de mis juegos favoritos de todos los tiempos, hasta tal punto que me siento obligado a modificar la entrada que escribí hace unos meses llamada JMDV: 10 Juegos de 10!. Y aún así, este numerito que tanto significa en los análisis o reseñas de videojuegos, se me antoja dolorosamente insuficiente.
 
Así que ya lo sabéis, si no habéis jugado a esta saga no lo dudéis ¡hacedlo!, porque os estáis perdiendo una experiencia verdaderamente mágica.
 
Os recomiendo el documental Portal más allá de las paredes (que puedes ver haciendo Click! AQUÍ), creado y presentado por Marina Amores (@blissy). En el descrubrirás un montón de detalles sorprendentes sobre la saga.
 

 

 
FZero

2 comentarios en “Portal y Portal 2

  1. Muy buen artículo para dos juegos también muy buenos. Siempre, en cualquier área creativa, surge de vez en cuando esa genialidad que parece estar al alcance solo de unos pocos elegidos. Y los dos Portal representan bien dicha cualidad dentro del mundo del videojuego. No son los que más me gustan de cuantos he jugado a lo largo de los años pero, si hiciera una lista, sin duda estarían entre mis favoritos y en posiciones altas.

    Me gusta

  2. Muchisimas gracias, me alegro que te guste la entrad y, sobretodo, gracias por tu comentario. Efectivamente, de tanto en cuanto aparecen esas obras que trasforman la forma de hacer de las desarrolladoras, que sorven de referencia y que, en resumen, transforman o hacen evolucionar un poquioto la industria. Portal lo hizo. Lo sorprendente es que Portal 2 recupera la frescura, a pesar de haber perdido el efecto sorpresa, y se erige como un juego sencillamente redondo, a mi entender, perfecto en su género y concepción.

    Un saludo Emilio!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s