I Am Alive


2883_i-am-alive-prev

Experimentando con la psicología del superviviente

“Pero si soy el mayor de los pecadores, también soy el mayor de los penitentes”, esta es la frase que el Dr. Henry Jekyll pronuncia a su confesor en la obra magna de Robert L. Stevenson “El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde”, frase podrían acuñar los “tomadecisiones” de UBISoft ya que la compañía gala lleva años empeñada en demostrar una y otra vez que es capaz de darnos lo mejor (Valiant Hearts, Rayman Legends, Child of Light, Far Cry 3) y lo peor (Assassins Creed Unity) en el mundo del videojuego.

I Am Alive! es uno de esos extraños casos que se quedan a medio camino entre ambos extremos, un Dr. Jekyll en mecánicas e ideas que, como en la obra de Stevenson, a veces se convierte en un Mr. Hyde jugable.

El argumento es típico y tópico, y bebe de referencias como Soy Leyenda o The Road. Adam es un tipo corriente que trata de encontrar a su mujer y a su hija en Haventon, una ciudad desolada a causa de un evento catastrófico que nunca acabamos de conocer del todo. Solo sabemos que hubo unos terremotos y que ahora un polvo tóxico flota por las calles haciendo imposible el vivir a la altura del suelo sin máscara de gas. Nada nuevo, pero enmarca perfectamente la aventura y tiene ese halo de misterio que hace interesante a las buenas historias.

La base jugable de I Am Alive se sustenta en dos mecánicas principales: la primera es la resistencia física de Adam. En pantalla, además de la barra de vida, tendremos una barra de resistencia que será, con mucho, el indicador al que más atentos estemos mientras jugamos. El juego tiene mucho de exploración y de alcanzar zonas a priori inaccesibles trepando, corriendo, saltando. Todas estas acciones consumen resistencia y gestionarla bien es esencial para sobrevivir ¿alguien ha dicho Shadow of the Colossus? sabiendo cuando “forzar la máquina” (lo que reducirá nuestra nuestra capacidad de aguante total, y cuando descansar para recuperarnos, lo que a efectos de juego se traduce en quedarnos quietos

El tener que estar siempre atentos tanto por la resistencia como por la salud de Adam se convierte en una preocupación constante que suma enteros a la sensación de que nuestra vida corre peligro permanentemente. A esto hay que añadir que el juego no tiene continuaciones infinitas, si no que en función del nivel de dificultad que elijamos I Am Alive te asigna cierto número de “continues”, y si las agotamos tendremos que volver al último punto de guardado (lo que comúnmente llamamos cargar partida) en lugar de reaparecer en la zona en la que estábamos.

I-Am-Alive-PC

Los puntos de guardado, todo sea dicho, suelen estar bien espaciados para que morir sea algo que uno no desee que suceda porque fastidia de verdad (se puede perder un buen montón de tiempo si no vamos con cuidado). Obvia decir que la verdadera experiencia I Am Alive está en jugar en modo Superviviente en el que pocas veces se tiene más de una continuación.

La otra mecánica de juego principal son los enfrentamientos y son especialmente interesantes porque tienen un elemento que nunca había visto usar así en un videojuego: la psicología. Para que se entienda bien, creo que la mejor forma de explicarlo es poner un ejemplo: En los primeros compases del juego hay un momento en que encuentras una pistola, como buen jugador rápidamente me hice con ella y tras comprobar que estaba descargada, registré la zona en busca de munición sin conseguir encontrar ni una mísera bala; “bien, ya aparecerá” pensé para mis adentros. La sorpresa fue cuando al poco me encontré enfrentándome a dos enemigos que rápidamente fueron a por mí pero que se detuvieron asustados cuando les apunté con mi arma descargada. Efectivamente me eché un farol… ¡y funcionó! así que hice retroceder a uno de ellos hasta el borde de una cornisa, de una patada lo lancé al vacío y me enfrenté a al otro con mi machete. 

Este enfrentamiento ejemplifica a la perfección lo que más me ha gustado de I Am Alive: el tratamiento de la psicología de tus adversarios. Ante un arma unos se rendirán, otros se encabronarán y te increparán, si te superan en número se abalanzarán igualmente sobre ti mientras dicen que no podrás acabar con todos… incluso si les apuntas demasiado tiempo sin disparar empezarán a olerse que vas de farol y que no tienes balas. A veces es suficiente con un sólo disparo, cargándote al líder, para que los demás huyan o se rindan, y otras agotarás tu escasa munición ya que te encontrarás con un grupo de matones sin miedo a nada. Y entonces aparece otro factor, cuando aparece un adversario apuntándote con una pistola que no sabes si está cargada o no… ¿irá de farol y te intenta intimidar para que lo dejes en paz, o tiene un arma bien cargadita de munición que te vendría de perlas? así que toca decidir que vas a hacer con tu única bala.

ss_a7c071cc20a5a810735b671d6a79bfb726f0dbcc.1920x1080

El resultado es que cada encuentro se convierte en una especie de puzzle en el que tenemos que tomar muchas decisiones en poco tiempo y bajo presión. Sencillamente fantástico.

Pero no todo es bueno en I Am Alive, porque tras estas dos premisas tan estupendas, aparece su Mr. Hyde particular: Técnicamente el juego parece de Playstation 2. La parte de escalada está resuelta de forma bastante tosca y automática, con una mecánica demasiado parecida a la del primer Asassins Creed, y demasiadas veces moriremos no por nuestra falta de habilidad si no porque el automatismo falla. También me da mucha rabia cuando no puedo ir por una zona sencillamente “porque no”, vamos que los elementos que ves en pantalla te hacen entender que deberías poder trepar por ahí, pero sencillamente no se puede.

Los enfrentamientos también se quedan a medio camino pero en este caso es más por falta de ambición que otra cosa: a voz de pronto unos compates así tienen un potencial bestial (dilemas morales, elecciones sobre si asesinar o no a alguien, etc.), pero la verdad es que al final lo que toca desentrañar es el orden correcto con el que acabar con todos tus adversarios, porque el juego te obliga a matar a todo el mundo. La inteligencia artificial de los enemigos es algo que en I Am Alive no está bien, no porque sean tontos (que lo son), si no porque los enfrentamientos tal y como están planteados, necesitan algo más que tener enfrente un enemigo genérico, necesitan adversarios, a los que tengas miedo, a los que odies, o que te den pena, o que no quieras matar… vamos, más humanos (aquí deberían haberse invertido muchísimos más recursos), porque el resultado es que el juego no consigue transmitir, a través de las reacciones de nuestros adversarios, esa sensación que busca, de que estamos delante de personas.

Así que en resumen, I Am Alive es un juego conceptualmente estupendo con ideas realmente innovadoras y con ganas de ir un poquito más allá en lo jugable… aunque que no lo consigue; y aún así es un título al que debéis jugar.

@FearlessComb780

.

2 comentarios en “I Am Alive

  1. Creo que vamos en la misma línea. Curioso que yo también comentara lo de Assassin's Creed y Shadow of the Colossus en mi análisis xD. Supongo que es bastante obvio.

    Me gustó mucho y tengo buen recuerdo de él, pero no es un juego que pueda recomendar a todo el mundo. Es un tanto especial.

    Me gusta

  2. Es que las mecánicas son calcadas!. Como bien dices no es un juego para todos los púbicos, sin embargo, para aquellos que sean capaces de pasar por alto su apartado técnico y que gusten de las historias en mundos post apocalípticos, encontrarán un juego realmente interesante.

    Como siempre gracias por pasarte por aquí Neo!.

    Salu2!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s