Larga vida a los videojuegos


.
la-evolución-de-los-joysticks-en-las-consolas-de-videojuegos
 

Tenía yo 16 años cuando entré en un bar, y por primera vez me encontré de frente con una máquina que me dejó sin habla. Se trataba de una de esas maravillas con tele “culona” en la cual unas figuras totalmente poligonales aparecían mal dibujadas en una pantalla de 3×4, con colores saturados, pero en los cuales podía ver perfectamente -con mucha imaginación- una invasión alienígena en toda regla… Si, era “Space invaders”.

Me convertí en asiduo, y fui uno de los que, con una broca de 0’2 mm, agujereó una moneda de 25 pesetas, la ató a un hilo de nilón y cargó 20 partidas antes de tirar fuerte de él para que se rompiera antes de que el dueño de la cafetería me pillara.

Más adelante -debía correr el año 1981/82- con el primer dinero ganado con el sudor de mis primeras horas “extras” me compré la que fue mi primera consola. Aquella “Atari” me parecía la mejor de las maravillas tecnológicas jamás inventada. Tenías que buscar la frecuencia de emisión de la consola en tu televisor, bajo la supervisión cruel de los padres, reacios a que conectaras nada a su carísima tele, por temor a que se rompiera. Una vez demostrado que no pasaba nada, tenías que negociar duramente los momentos en los que se te permitiera usar la única tele de la casa para disfrutar de tu preciado juguete de última generación.

Cuantas horas jugando al “Space invaders”, al “Empire strikes back” y a otros juegos más que olvidables, que te sumergían en un universo donde había mucha imaginación y muy poca definición. Qué gozada.

Después descubrí que se podían comprar cartuchos “piratas” que incluían varios juegos en el mismo, y me pasé al lado oscuro de la fuerza, pero eso es otro tema.

También viví la época de los juegos que se cargaban en ordenador, con una cinta de cassette, que cada vez que la ponías a cargar, rezabas para que no se perdiera ningún dato antes de acabar la carga. Aún conservo mi primer “Oric atmos 48 K”.

Más adelante pasó lo que tenía que pasar y me desvinculé por obligación del apasionante mundo de los videojuegos. Las obligaciones maritales, la hipoteca, y demás cosas de adulto me separaron de mi gran pasión…

Hasta que apareció la primera PlayStation. En aquella época ya tenía un hijo pequeño, y era la excusa perfecta para venderle la idea a mi mujer, de que una play sería un buen entretenimiento para nuestro hijo pequeño… (y tal vez para su padre… yo). Como las madres pierden el sentido de la responsabilidad cuando de contentar a un hijo se trata, cayó en la trampa…

Más tarde quedó patente de que en realidad era yo quien quería el juguete. Recuerdo como más de una noche, me quedaba jugando algún nivel complicado de los primeros “Tomb Rayder” hasta altas horas de la madrugada, y mi mujer venía a llamarme la atención porque eran las dos o las tres y no estaba durmiendo junto a ella.

Cuando pude me compré una maravilla de “game gear” donde perdía horas enteras jugando al “Sonic” con el problema de que no guardaba partidas y que sus SEIS pilas se gastaban mucho antes que mi paciencia. Además tenía un receptor de televisión que era sumamente práctico, que aun hoy conservo.

Hoy los juegos son auténticas maravillas. Aquellas figuras irregulares, son hoy imágenes reales a la vista de nuestros ojos. El sonido es espectacular, los gráficos son hiper-realistas, las bandas sonoras son dignas de películas de Hollywood y los precios son exagerados. Por si fuera poco, la mayoría de los títulos son solo un aperitivo, ya que te obligan a comprar actualizaciones y niveles nuevos cada poco tiempo. Como las dosis de droga que te prometen después de haberte convertido en un adicto. 

No me voy a quejar. Me siguen gustando y disfruto cuando juego. Sigo fiel a Tomb Raider, me gustan los Assasins Creed, disputo con pocas posibilidades algunas partidas de Call off duty contra mis hijos, y me lo paso en grande con otros juegos que sabiamente me recomienda mi hijo Dani, aunque, no coincidimos en los gustos, y mi nivel está muy por debajo del suyo.

En todo caso soy de los que pueden explicar en primera persona la evolución de los videojuegos en este país. Larga vida a los videojuegos.

Juan Bueno (jugón de 52 años)

8 comentarios en “Larga vida a los videojuegos

  1. Que bueeeeno! Cuando me dijo que queria escribirte algo así (ayer al mediodia) me gustó mucho la idea y sabia que tr gustaría, Pere! Pero no me esperaba para nada que fuera tan rapido o.O
    Yo en mi casa viví esa historia a partir de la ps1, aunque recuerdo solo a partir de mi primera partida, a los 4 añitos en la ps1… Ay ese Puzle Bubble… (aunque antes ya habia visto jugar a mi hermano y a mi padre a otros grandes juegos)
    Buena entrada Pere! Bueno, rectifico: Buena entrada Papa! Jajakajajj a ver si me animo yo… Lo tengo pendiente 😣

    Me gusta

  2. Me ha encantado Pere, o mejor dicho, Juan. Adoro estas historias personales de aquellos que conocieron de primera mano el inicio de esta industria.

    Juan, seguro que no me confundo cuando digo que habrás pasado momentos únicos con tus hijos compartiendo tú hobby ^^

    Pere, esta vivencia me recuerda a las mías propias, algunas de ellas que escribí en su momento en mi blog. Si quieres compartirlas y copiarlas en el tuyo, tal y como dices en el primer parrafo, por mí no hay problema siempre que pongas algún enlace a la entrada original. Mis historias más personales con los videojuegos las reuní en una sección llamada “Aquellos maravillosos momentos” y puedes leerlas aquí: http://saencsa.blogspot.com.es/search/label/aquellos%20maravillosos%20momentos

    Un saludo coleguilla

    Me gusta

  3. Una historia genial, siento envidia de los que habéis podido vivir la evolución de este mundillo desde sus inicios, es algo que me gustaría haber vivido. Pero conocer las experiencias de otra gente siempre resulta muy interesante y compartir esta afición con tus hijos, debe ser de lo mejor que te pueden dar los videojuegos.

    Una gran entrada n-n

    Me gusta

  4. Buenas!

    Y qué vas a decir ¡si es tu padre!, ahora enserio, la verdad es que he disfrutado muchísimo leyendo y publicando esta entrada, ahora te toca hacer de buen hijo, estar a la altura y escribir la tuya! Quiero leer esta historia sobre el Puzzle Bubble y esos enfrentamientos con tu hermano y con Juan!

    Gracias por pasarte por aquí y comentar!
    Saludotes

    Me gusta

  5. Exacto, el mérito de esta entrada es de Juan! y es un pasote. Como a tí, me encantan este tipo de historias!

    Te tomo la palabra y acepto la oferta! Por supuesto pondré un enlace a la entrada original, pero será genial ir acumulando historias de la gente sobre el mundillo!

    Muchísimas gracias por todo
    Un abrazo.

    Me gusta

  6. Es que estas historias son una pasada Kou! Ojalá hubiera más veteranos como Juan! que saben tanto sobre el mundillo y con una dedicación tan grande para/con sus hijos y aficiones compartidas. Y si no mirad el canal Alia-2 vlog en Youtube. Todo un ejemplo.

    Un saludo Kou!
    Y gracias por pasarte y comentar!

    Me gusta

  7. Oric Atmos 48k???? Me acabas de descubrir un nuevo ordenador que no conocía!! Enhorabuena por la entrada, yo soy más joven pero me siento muy identificado. Referente al comentario de Pere sobre ell canal Alia-2 Vlog, imperdible!! Son muy buenos!!! Darle un vistazo ya que os váis a reir un rato.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Antuán, gracias por pasarte por aquí y comentar. Yo tampoco lo conocía hasta que el bueno de Juan Bueno… (vale… no ha tenido puñetera gracia) me lo descubrió un día hablando con él.

      Y sí, Alia-2 mola mucho, su humor es fresco y sano, y demuestran una y otra vez que no hace falta lenguaje soez y vulgaridades para ser gracioso.

      Saludotes!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s