¿Real o Virtual? Loading Human, Chapter 1

Si uno lo piensa bien, a día de hoy, encarar el diseño de un juego en Realidad Virtual tiene que ser un auténtico infierno. Y es que las limitaciones actuales de esta tecnología condenan al jugador a permanecer más o menos estático, al tiempo que lo sitúa en entornos grandes por los que debe moverse.

Prometheus.pngAlgunos juegos como Robinson The Journey, Here They Lie o The Assembly, han optado por un sistema de control tradicional usando el mando como si de cualquier juego en primera persona se tratara. El problema es que el cortocircuito que se genera en el cerebro cuando tu ojos y oídos entienden que te estas moviendo, mientras que el resto de tu cuerpo, y en especial el sentido interoceptivo (el sentido interno de los órganos del cuerpo sobre el equilibrio, altura, ubicación en el espacio, etc.) no tiene sensación alguna de moverse, provoca los tan cacareados mareos, malestar y esas cosas tan desagradables que se dicen de la realidad virtual.

Otros títulos como Unearthing Mars o Batman VR optan por usar atajos como el “teletransporte” precisamente para evitar esas sensaciones desagradables, un recurso sin duda útil pero que, digámoslo claro, queda raro y es fácil que “te saque” de la experiencia del juego.
Sigue leyendo