Constructor, cuando construir es lo de menos

CON-logo-hero-V11-800.png

Aquellos que disfrutan de ver los programas de casas de Divinity no conocen realmente cuál es el auténtico infierno existente en el mercado inmobiliario. No todo puede ser disfrutar de reformas estéticas por precios desorbitados cuando tienes a un grupo de cabezas rapadas prendiéndole fuego a tu salón. ¿Vais a amarla, o vais a venderla?

Resultado de imagen de love it or list it

Studio 3, ahora rebautizado como System 3, nos trajo una joya en 1997 y ahora, 20 años más tarde, nos la vuelve a traer con una manita de pintura en la cara, un mejor rendimiento y algunos pocos cambios que aún están por ver. Una mezcla de estrategia y gestión donde asumíamos el papel de un inversor de bienes inmuebles en un mercado de alquiler. Pero como la competencia es desleal (la competencia siempre es desleal) uno no puede contentarse simplemente con construir casas y esperar que todo vaya bien. A veces uno tiene que contar con la ayuda de la cosa nostra.

Constructor nos muestra un sistema económico de alquileres medrado y moldeado por el sentido del humor. Ya en su momento, el juego comenzaba con un obrero tontorrón enterrado en cemento líquido por un mafioso vestido de Armani. Y ese será el tono de todo el juego.

Resultado de imagen de constructor system 3

Carente por completo de una estructura narrativa, sencillamente uno va sorteando obstáculos administrativos de la forma más rápida y violenta posible mientras va cobrando el alquiler siempre a principio de mes. Y si un inquilino te da demasiados problemas, siempre podemos darle la patada. O matarlo.

Aunque la banda sonora es más bien escasa y los ruidos en cierto punto resultan ligeramente repetitivos, uno no puede evitar sonreír cuando ve las animaciones arcaicas de los obreros más cafres respondiendo al teléfono con un vulgar eructo. Y es que los clásicos nunca mueren.

Resultado de imagen de constructor system 3

Las partidas no podemos decir que sean precisamente cortas, y la máquina obviamente hace trampas. Si no me creéis, basta mirar su balance bancario para comprobarlo. Pero la atmósfera y unos inquilinos que podrían ser perfectamente tus vecinos, nos mantienen completamente absortos en un escenario en constante dinamismo que siempre tendrá alguna cosa que requerirá de nuestra atención. Aunque sea porque algún vecino quiere que le bajemos el alquiler. Adivinad quién se va a la calle….

Lo mejor del juego no es su sentido del humor atemporal, su dinamismo, los mafiosos con armas láser, los indeseables prendiéndole fuego a las casas o robando tu dinero, o saboteando tus fábricas, o los inquilinos insaciables que siempre tienen algún problema, o que la máquina haga trampas. Lo mejor es cómo explica a la perfección el mercado inmobiliario.

Lo que más me preocupa ahora es que lo hayan vuelto a reeditar. ¿Será una macabra señal del destino?

Resultado de imagen de constructor system 3

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s